La Cuaresma día tras día con Maurice Zundel.

Maurice Zundel (1897-1975), sacerdote suizo, escritor, poeta, teólogo y “un genio espiritual”, según Pablo VI.


36C

36. Dios, Alguien que sufre, Alguien que muere

La fragilidad de un Dios desarmado que no puede sino amar ¡y al que todo rechazo de amar lo arroja a la Cruz!… ¡Y precisamente porque el bien es Alguien a quien amar, el mal es también Alguien que sufre, Alguien que muere! Por eso en la moral evangélica hay un fermento permanente de generosidad. ¿Cómo podría yo limitar el espacio, cómo podría yo hacerme esclavo de mí mismo, cómo encerrar algo, cualquier cosa, en mis límites si Dios es el que paga finalmente, si Dios es la víctima, si Dios es crucificado, si es Dios el que muere?
Y es verdad, Dios muere. Basta con que nos repleguemos sobre nosotros mismos para que la luz deje de circular, para que resurjan nuestros antagonismos, para que todas las oposiciones aparezcan, y se enciendan todos los conflictos, y todas las guerras estallen, y exploten todos los odios. Y ¿cómo encontrar a Dios en todos los conflictos, cómo encontrarlo en medio del odio, cómo hallarlo en los masacres, cómo encontrar a Dios en la oposición y el fanatismo?