Conferencia del profesor Franco Balzaretti, vicepresidente de los Médicos Católicos.

Los milagros de Lourdes entre Ciencia y fe‘, es el título de la conferencia que el profesor Franco Balzaretti, vicepresidente nacional de la Asociación de Médicos Católicos Italianos (AMCI) y miembro titular del Comité Médico Internacional de Lourdes (CMIL), ha impartido esta tarde en el ámbito del máster Ciencia y Fe, promovido por el Instituto Ciencia y Fe dirigido por el padre Rafael Pascual L.C en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum de Roma.

El título de la conferencia nos lleva enseguida a aclarar un primer aspecto: ¿Qué se entiende por milagro? Y sucesivamente, ¿en el diálogo entre la ciencia y la fe cómo se afronta la cuestión del milagro?
“Contrariamente a lo que se cree –declara el prof. Balzaretti– un milagro no es solo un hecho sensacional e inexplicable sino que implica también a una dimensión espiritual. Por lo que una sanación, para ser cualificada como milagrosa, debe respetar dos condiciones: que suceda según las modalidades extraordinarias e imprevisibles y que sea vivida en un contexto de fe.

En este surco será siempre indispensable un diálogo entre la ciencia médica y la Iglesia”. Este es el significado del “milagro”, que aún estando esencialmente unido a la religión y a la teología, presenta claros valores de relevancia científica y filosófica y esto es lo que se analizará en la conferencia. Asimismo, se explicará cómo la mayor parte de los milagros, hoy como en el tiempo de Jesús, está representada precisamente por “milagros de sanación”.

Para que estos milagros encuentren una confirmación, los peregrinos que desean dar testimonio del beneficio obtenido deben, a través de un proceso establecido, dirigirse a la Oficina de las Constataciones Médicas situado en el Santuario de Lourdes dentro del cual trabajan peritos y expertos médicos que están llamados a verificar la veracidad del testimonio. Balzaretti además subraya cómo “la metodología seguida por el CMIL es exactamente la misma que se utiliza en las investigaciones científicas”.

Se puede por tanto afirmar que el hombre de Iglesia y el hombre de ciencia, en este caso el médico, tienen dos roles complementarios, ambos importantes, que trabajando en dos niveles diferentes persiguen un mismo fin, es decir, el discernimiento de las sanaciones milagrosas.
Los médicos siempre han tenido un rol fundamental en el estudio y la verificación de las sanaciones de Lourdes, conciliando las exigencias de la razón con las de la fe.

Zenit 19.1.2016

Para más información: http://www.uprait.org